Proteger a los funcionarios...¿y a las empresas?


Hay un tema que lleva varios meses rondándome la cabeza, más los últimos días. Las autoridades procesistas han dicho por activa y por pasiva que se protegerá a los funcionarios. Lo cual me cuesta creer. Pero, ¿qué hay de las empresas?

Tras la convocatoria del referéndum del 1 de octubre (ya suspendida), el Govern habrá solicitado a empresas que realicen servicios de cara al referéndum (página web, publicidad, buzoneo y tantos más). Posiblemente varios de estos servicios se lleven a cabo dentro de acuerdos marco en los que la Generalitat pueda incluso actuar por sí misma (imaginemos por ejemplo servicios de hosting). En estos casos, es posible que dichas empresas sean requeridas a no realizar dichos servicios, poniéndose en una situación delicada a empresas, en muchos casos posiblemente multinacionales, que nada tienen que ver con el proceso secesionista ni tienen interés alguno en perder clientes. Imagino que la gran mayoría de dichas empresas cumplirían con las instrucciones de las autoridades, dejando de prestar dichos servicios a la Generalitat, pero esto afectaría a su vez sus relaciones con la misma, perdiendo un cliente importante en base a lo que es pura ideología (de su cliente).

Lo mismo podría pensarse de la hipotética subrogación por parte de la Generalitat de contractos actualmente con el Estado y del pago de impuestos por parte de dichas sociedades, que tendrían que "elegir" ser embargadas por una Hacienda o la otra. Igual que los ciudadanos.

Parece claro que la Generalitat no tiene previsto poner en marcha ninguno de estos mecanismos; como he dicho en mi entrada anterior, a mí me parece que todo lo referente al 1 de octubre es pura performance política para seguir ganando adeptos. Pero que ningún miembro del Govern o de los partidos procesistas haya desarrollado estos asuntos ni haya dado una respuesta a estos interrogantes, además de ser una prueba de lo dicho sobre la performance, debería hacer reflexionar y mucho sobre a dónde se dirige un movimiento para el que el referéndum parece un fin y no un medio. Un fin que, por cierto, justifica los medios para ellos, tales como conculcar los derechos de los parlamentarios no afines y poner en riesgo a ciudadanos o a empresas. Si siguen así, podría haber un éxodo de empresas fuera de Cataluña, lo que afectaría de forma crítica a los ciudadanos. Están jugando con fuego, y no les importa poner en riesgo a los demás.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Carles Puigdemont Wallace

Lord Tebbit y Cataluña

Presentación